Archive | Reporte RSS for this section

Tres grandes editores ante la evolución editorial

Una vez que he terminado (espero que por ahora) de escribir sobre el proceso necesario para que un libro llegue a nuestras manos, el personal necesario para esta tarea y el futuro para el libro que ofrecen las nuevas tecnologías, me parece  interesante destacar las entrevistas de Juan Cruz, del diario El País, realizó a tres importantes editores internacionales.

Aclaro que este texto simplemente destacará los elementos más importantes de las entrevistas, si les interesa verlas completas consulten las originales, aquí (Mayer), aquí (Cavallero) y aquí (Kraus).

Image

Peter Mayer/ OverlookPress.com

El primero es Peter Mayer, ex presidente de Penguin Books y actual dirigente de Overlook Press, una pequeña editorial  que ha adquirido reconocimiento luego de comprar los derechos del libro True Grit, antes de que éste experimentara una fuerte exposición mediática tras el estreno de la adaptación cinematográfica de los hermanos Cohen.

Este editor veterano ha visto muchos de los cambios que ha experimentado la industria cultural en los últimos años; acerca de esto señala que el principal reto que ven ahora es que la información se genera a una mayor velocidad, también pierde rápidamente su vigencia o ha pasado a ser parte de las informaciones que son fácilmente consultables por internet y para los que cada vez se requieren menos textos impresos (desde las noticias diarias hasta las recetas de cocina).

Esto junto con el auge de los e-books cambiará la forma de publicar, tal vez sólo los más conocidos autores sigan recurriendo a versiones impresas y a todo el mecanismo editorial, los escritores y autores nuevos o desconocidos podrán (ya se hace) publicar sus obras de manera autónoma a través de la red con su propio sistema de ganancias , pero sin el respaldo y prestigio de una editorial (espero hablar un poco más de lo propuesto en este párrafo en un futuro post, antes les recomiendo que busquen el cómic The Private Eye).

¿Cómo considera que se transformará la producción de libros y la de textos? En ambos casos será la calidad la que mantendrá a flote, si el libro físico busca prevalecer, este tendrá que hacerse con una mayor calidad, que valga tanto por su contenido como por su apariencia y calidad de objeto, esto además servirá como un mecanismo de protección ante la piratería; esto mismo pasa con el texto, si vale la pena la gente gastará su dinero en este.

La literatura es uno de los rangos que tendrá que apostar a la calidad, más en un entorno multimedia, en el que si un libro es bueno, seguro será encontrado por un editor, por los lectores y con algo de suerte, por un productor de cine o televisión.

Image

Riccardo Cavallero. Fuente: http://www.expansion.com

La segunda entrevista, realizada a Riccardo Cavallero, director general de Libros Grupo Mondadori para Italia, España y América Latina y el tema con el que parte es el panorama  del mundo editorial, que no había cambiado mucho en casi 500 años, hasta ahora, en el que en unas cuantas décadas muchas cosas han desaparecido o cambiado súbitamente.

Para Cavallero, los libros digitales cambian la forma de consumo, ya que ahora las decisiones de dónde, cuándo y cómo adquirir textos son de los lectores, si una editorial quiere sobrevivir o se adapta a los nuevos ambientes, ahora lo que se tiene que buscar es lo que los lectores quieren.

Coincide con Mayer en que ahora los escritores pueden experimentar a su antojo e incluso ya no depender de otros integrantes del procesos editorial, sin embargo, Cavallero considera que los editores seguirán siendo necesarios ya que ellos tienen el conocimiento y la experiencia para entender las preferencias del lector, además de ordenar y priorizar las informaciones más relevantes en un mundo en el que éstas son abundantes.

Image

Sigrid Kraus. Fuente: ElPais.com

Finalmente, en la entrevista son Sigrid Kraus, Directora Editorial de Salamandra, editorial que se encargó de las versiones españolas de Harry Potter. Kraus cuenta su historia, su formación editorial en Alemania (en donde hay Universidades enfocadas a la producción editorial, con prácticas en las editoriales) su pasión por los libros y la literatua, conocer a Pedro Del Carril, su actual esposo y empezar en Emecé para luego fundar Salamandra.

La educación es el eje que Kraus ve en todo este cambio en el panorama editorial, no sólo educar para inculcar los hábitos de lectura, también para que las nuevas generaciones vean la importancia del copyright y de la defensa de los derechos de los autores. Sin embargo ella ve un panorama en el que en cuanto se calme la turbulencia por la novedad tecnológica, libros físicos y electrónicos podrán coexistir.

Los tres editores coinciden en que el libro físico no va a desaparecer, tiene cualidades que se pueden complementar con la inmediatez y la facilidad de elección de los libros electrónicos, pero además, ven a la educación y a la literatura como los elementos que combinados con la tecnología pueden hacer posible la utopía de un mundo con más y mejores lectores.

Juan Cruz. El País.

Advertisements

El libro por dentro y por fuera

El libro por dentro y por fuera

Una vez explicados algunos de los primeros pasos de la elaboración editorial, es momento de señalar algunas de las características físicas del libro y cuya definición es una labor principalmente de impresores y diseñadores; estas decisiones giran en gran medida alrededor del valor económico y del propósito del libro, sin embargo se toman otros factores en consideración.

Zavala realiza la descripción de las características a la vez que explica sus funciones o las posibles variaciones en cada caso. Aclaro que esta reseña solamente pondré los elementos de alta importancia, algunos los suprimiré, primero por no cansar y segundo para invitarlos a leer completo el texto original*.

1-      Cubierta: Esta tiene que indicar quien es el autor, nombre completo de la obra y si pertenece a una colección y el nombre de la editorial, pero el autor aclara que alguno de estos elementos puede abreviarse o suprimirse con motivos estéticos.

Image

2-      Páginas falsas: son las dos primeras páginas del libro y son dejadas en blanco como cortesía de la editorial, en la práctica es el espacio que muchos aprovechar para poner algún mensaje, marcarlo con su nombre (o si el un regalo, el del destinatario) o mejor aún, para la firma del autor.

3-      Antes de la portada está la Falsa portada o portadilla , usualmente en la página 3 y que suele llevar únicamente el título de la obra, si pertenece a una colección y si se da este caso, quien dirige la colección.

4-      Portada: es la parte en que se consigna el nombre del autor, el de la obra, nombre y logotipo de la editorial, lugar de esta y en ocasiones también se incluye el nombre de el traductor, prologuista, ilustrador, etc.

5-      Página legal: es en la que se imprimen los datos legales indispensables para cada libro como el propietario de los derechos del libro, fecha de publicación, nombre y domicilio de la editorial, el número de ISBN del libro (International Standard Book Number , es un código numérico  de 10 o 13 dígitos creado en Reino Unido en 1966 para identificar a nivel internacional a los libros ) y el lugar de impresión.

6-      Dedicatoria o epígrafe

7-      Índice general: Es la lista con las partes del libro, aunque por comodidad debe ir al inicio, esta es una decisión variable y puede ir también al final.

8-      Respecto al texto, Zavala lo define como “el cuerpo escrito del libro” y menciona que dentro del contenido escrito pueden ir ilustraciones, mapas, cuadros y otros complementos que enriquezcan la lectura y refuercen el contenido del texto

9-      El colofón,  de manera similar a la página legal, obedece a  cuestiones legales y es donde se indican datos como el nombre y la dirección del impresor, la fecha en que se terminó de imprimir la obra

10-   Y finalmente la contraportada, en donde dependiendo de la editorial se ofrece una  breve reseña del libro o una semblanza sobre el autor y su obra.

Como un punto importante a definir en un título y en la colección a la que pertenece está  el establecimiento de jerarquías tipográficas de manera que un mismo tipo de tipografía desempeñe la misma función a lo largo de todos los títulos.

En cuanto al tamaño del libro, cuando el proceso era manual, la medida básica era de 32×44, y los otros tamaños eran solamente versiones del primero partido en mitades, sin embargo en los años posteriores las medidas se han diversificado a tal nivel que hay en algunos países hay normas especiales para imprimir. Pero en general se mantiene el hábito de determinar el tamaño del papel a partir de doblar a la mitad la hoja.

Aparte del tamaño, también se debe de considerar la calidad del papel en el que se va a imprimir; los factores que determinan esto son el grosor, la opacidad, el tamaño, la textura, el peso , el color y su absorción de tinta.

El tipo de papel y las características anteriores se determinan a partir del tipo de contenido del libro (se necesita una calidad mayor de papel para imprimir puras imágenes que para un texto), el costo económico, etc.

Zavala Ruiz Roberto. El libro y sus orillas. Ed. Fondo de Cultura Económica. México, 2012.

*Cualquier duda o aclaración ya saben que son bienvenidas en los comentarios.

Diseño del libro

El libro es un invento increíble, como tal es una combinación entre dos tipos de contenidos: uno intangible, que es el texto y el físico, que es la combinación de papel, tinta, cartón, junto con la forma de organizarlo y el propósito de esta.

gran-gatsby

En entregas anteriores  explicaba la manera en que el texto llegaba a la editorial para ser luego corregido, en esta ocasión les escribo sobre el diseño, es decir, la labor de construir de manera física el libro a partir de distintos factores como la intención del texto o la economía.

En toda producción editorial es imprescindible que haya una persona encargada de definir cómo será el libro físicamente, el hecho de que sea una persona especialmente contratada para esto o la labor sea realizada por el impresor o el editor depende del tamaño de la empresa y del capital financiero del que disponga esta.

El diseñador se encarga de definir detalles de la apariencia del libro físico que muchos de nosotros vemos como algo natural, por ejemplo, las medidas de la página, además del tamaño de letras, márgenes e interlineados, junto con la definición de la ubicación de estos elementos y decidir el tipo de papel, encuadernado y portada que se requiere.

int_detalle_interior_libro_big

Para esto, el perfil del diseñador deber de ser una persona conocedora de los procesos de impresión y los recursos editoriales a su disposición; tener las capacidades creativas para lograr que un  libro sea  un objeto atractivo que al verlo aporte más potencia a la transmisión del mensaje del autor, sin olvidar que características requiere el libro de acuerdo a su contenido.

Algunas de las actividades primordiales que realiza el diseñador son:

  • Calcular el tamaño del libro: Para realizar esto el diseñador debe saber cuantos caracteres tiene el manuscrito; el propósito es saber con cuanto espacio se cuenta, el tamaño del texto, el de las letras y la cantidad de páginas. El tamaño de la letra y del texto son elementos que varían de acuerdo a la intensión y el público al que se dirigen, como los libros pequeños de curiosidades o los libros de letras grandes para vistas cansadas.

Este cálculo solía hacerse mediante multiplicaciones y estimaciones, sin embargo los actuales procesadores de texto han simplificado la tarea enormemente.

  • Definir el diseño básico del libro: Esta parte del proceso implica en tomar las decisiones básicas como el tamaño de la letra, el consumo del papel y lo presentación que haga más atractivo el tipo de texto contenido en el libro.
  • Trabajo artístico: el diseñador debe decidir si se debe agregar material adicional, que tipo, los tamaños y el tipo de texto que lo debe acompañar.
  • Diseño de cubiertas y forros: Se debe de decidir que recursos de utilizarán  para el título del libro, los materiales de las portada, las ilustraciones y los simbolismos que se realicen con estos y otros elementos para transmitir la intención del autor desde el primer momento para capturar al lector.
  • Selección de equipo y materiales:  En esta parte se deben de seleccionar materiales en función del costo, del tipo del libro o de la calidad deseada. Además de elegir una imprenta de acuerdo a sus especialidades, la calidad de su trabajo y el costo. En esto también se puede incluir la búsqueda de una calidad y tipo de impresión que resalte el contenido del libro.
  • Encuadernación

El autor recomienda a los interesados en convertirse en diseñadores editoriales algunas cosas como: aprender lo más posible sobre los procesos editoriales para saber con que se puede trabajar y experimentar y estudiar múltiples ejemplos del arte gráfico.

Corrección del manuscrito

En mi entrada anterior explicaba un poco el tema de los manuscritos y como estos son la base del proceso editorial. Su selección y aprobación, que implica una revisión da que no haya contenido que pertenezca a otras personas o que vaya de acuerdo con la política editorial, además de la definición de las condiciones de publicación y la delimitación de las responsabilidades de autores y editores, son sólo la primer parte del proceso, lo que sigue es la corrección del texto.

Aunque el autor tiene que entregar su manuscrito con la mayor calidad posible (sin faltas de ortografía, problemas de redacción y mucho menos datos incorrectos o que violan la propiedad intelectual de alguien más), el corrector tiene la labor de revisar el texto para garantizar la calidad, ya que se pueden ir algunos erroes “de dedo” , de redacción o de coherencia que pueden pasar desapercibidos por el autor y que necesitan ser vistos por alguien ajeno.

La calidad del texto repercute en los dos aspectos principales de la producción editorial, el empresarial y el cultural a partir de que una editorial que descuida sus textos y es mezquina con la contratación de personas que revisen los textos, aunque es evidente que hay consumidores que prefieren un costo menor a pesar de una baja calidad en el cuidado del texto (no voy a quemar  o señalar, pero en el caso mexicano hay varias editoriales con títulos a bajo costo pero errores de redacción y ortografía bastante notorios en sus publicaciones).

Antes de seguir, un dato que yo desconocía es que el interlineado doble tiene el propósito de facilitar la lectura y la corrección del texto ya que permite ver sin confusiones las palabras y signos, además de que en el especio entre los caracteres se pueden realizar anotaciones y correcciones. Tal vez a algunos les parezca obvio, pero bueno, esas cosas no son explicadas frecuentemente (y yo no soy de los que corrige textos ajenos frecuentemente), quienes lo desconocían ahora pueden aprovechar esta herramienta y defenderse cuando los acusen de flojos. Fin del dato curioso y útil.

El trabajo de corrector debe quedar a cargo de personas con un gran conocimiento de la lengua en la que se publicará, de la labor tipográfica y de las partes posteriores de la producción que dependen de la cantidad de texto que se requiere.

 Además, de acuerdo con las características del texto (si es una traducción, un texto científico, etc.) se debe contar con un corrector que conozca del tema para poder tomar las decisiones necesarias en beneficio de comunicar la idea del texto. Debido a esto y a motivos económicos, muchas editoriales no tienen correctores como empleados fijos, si no que los van contratando para determinados encargos de acuerdo a sus conocimientos, la desventaja de esto, señala Smith, es que el correctos también debe ponerse de acuerdo con otros integrantes del proceso como los diseñadores,  comunicación que no es tan cercana cuando no es un miembro de tiempo completo de la editorial.

El corrector de estilo debe de estar atento de los siguientes aspectos durante su revisión del texto:

-La legibilidad del texto era un factor determinante para facilitar la labor de los tipógrafos, los encargados de teclear con gran habilidad y velocidad en las máquinas que producían los tipos móviles. Algo cada vez menos frecuente debido a los cambios tecnológicos en las formas de imprimir y editar los textos. Esto no significa que ya no sea importante, se tiene que supervisar la legibilidad para realizar las copias que serán de utilidad para otras partes del proceso.

-La uniformidad se refiere a que el texto debe de cumplir con criterios comunes, tanto en el lenguaje y los términos, ya que es necesario contar con un referente común, es por eso que varias publicaciones y editoriales especifican que diccionarios y manuales de estilo son los que utilizan para darle uniformidad en sus textos (los primeros ejemplos que me vienen a la mente son Proceso  y su manual de estilo periodístico, además de la revista  Algarabía que aclara que los diccionarios con los que guía su uso del español son los de la Real Academia y el Diccionario del Español de México).

Esto es de gran ayuda a la hora de definir que términos se emplearán  y cómo se pueden aclarar algunas dudas referentes a la ortografía y a la trasliteración  de términos de otras lenguas y sobre los que no hay un consenso común sobre como traducir (¿Se acuerdan de la controversia sobre como se escribía el nombre de Muammar al-Gaddafi?). También se necesitan criterios bien definidos sobre las abreviaturas, siglas, acrónimos y mayúsculas, ya que no hay códigos universales sobre sus usos en determinados casos, por lo que esto depende del conocimiento y la habilidad del corrector.

-La puntuación cuenta con normas, sin embargo, en algunos casos esta es utilizada de formas distintas con propósitos emotivos o del estilo del autor.

-También el autor agrega el problema del uso de recursos como las comillas o las letras cursivas en los textos, ya que existen dudas o múltiples usos para estos.

Gramática

Además de verificar la veracidad de la información y confirmar que el texto no vaya contra la legalidad o la propiedad intelectual de otros contenidos.

Esta es una labor compleja ya que el trabajo del corrector determina otras partes del proceso, de hecho este debe de estar trabajando con diseñadores, impresores y tipógrafos para lograr transmitir de manera correcta lo que el autor pretende comunicar; es indispensable la comunicación y la negociación con este último ya que el es el que define la intención de algunas características.

Guía para la publicación de libros

Datus C. Smith, Jr.

P.D. Puse un detalle en el texto que me pareció divertido, además de que me recordó una anécdota graciosa escuchada en clase, tal vez en ocasiones futuras lo haga con mayor frecuencia y de manera más original.

Breve resumen de una largo proceso

Administración de una empresa de cultura

 Esteves Fros Fernando y Vanzulli Jorge

(Segundo capítulo del libro El mundo de la edición de libros. Compilado por Leandro de Sagastizábal y Fernando Esteves Fros. Editorial Paidós)

En publicaciones anteriores he retomado algunos textos sobre el tema de los libros desde un punto de vista que a muchos lectores los pasa desapercibido: la producción editorial, ¿Qué es lo que se necesita para que un libro sea publicado? ¿Cuáles son los pasos que se deben de seguir y las personas que deben de participar para que se pase del texto de un autor a un libro en los estantes?

En mi post anterior explicaba los cuatro principales involucrados en la producción editorial y siendo el editor una pieza clave en el proceso, no sólo al ser el vínculo entre las otras partes, si no el responsable de correr riesgos económicos, culturales y de otra índole, una persona que debe de estar altamente preparada ya que de las decisiones que corra depende que obras son publicadas, y del trabajo (bueno o malo) de la editorial, depende en muchos casos el impacto o la recepción de una obra, aunque claro, en esto último intervienen muchos factores.

Para que un autor vea publicados sus textos a un nivel amplio se requiere de la ayuda de una editorial que realice y distribuya el trabajo necesario para la publicación de este texto (tal vez esto se vaya reduciendo en sus partes debido al avance tecnológico, pero siempre es necesario es respaldo y ayuda de una editorial, pequeña o grande), lo cual implica una responsabilidad por parte de ambas partes.

No sólo por factores legales y financieros que podrían poner en aprietos a quien no cumpla con su parte del trato, sino que también de esto depende una relación importante para ambas partes, es decir, una pieza indispensable para el trabajo de ambas partes.

Uno de los primeros señalamientos de los autores es que una editorial es una organización, un grupo de personas que colabora para lograr un objetivo en común, cuando este es de índole económica se habla de empresas; en el caso de las editoriales pueden ser organizaciones sin fines de lucro, su objetivo principal es la difusión de la cultura (UNAM y otras universidades, FCE, CONACULTA, etc.) y empresas editoriales cuyo objetivo es principalmente económico, suelen arriesgarse poco y publican textos con mayores posibilidades de éxito económico (los bestsellers).

Image

Sin importar si el objetivo es primordialmente cultural o económico, un paso importante en las editoriales es definir sus objetivos culturales, su identidad como editorial y su rol como agente social; para definir esas cuestiones la editorial debe de saber cual es la demanda que buscará satisfacer,  que productos pueden ser más útiles para satisfacer la demanda (oferta)  y que es lo que la distingue de sus competidores.

Como toda empresa (los autores hacen la excepción de las de servicios), las editoriales se dividen en las unidades de producción, servicios y administración; dependiendo del tamaño y sus capacidades financieras es la forma en la que se dividirá el trabajo entre los miembros de la empresa o se contará con la contratación de terceros (algo cada vez más recurrente con el auge de los freelance).

Respecto a las acciones de las tres unidades, las dos primeras son más sencillas de definir (de todos modos si no queda claro, pronto escribiré sobre otros textos que aclaran el tema) que la administrativa, cuyas labores dependen de:

  • La administración y definición de las relaciones de la empresa, tanto la de los integrantes de esta como con otros actores externos, como órganos de gobiernos, asociaciones editoriales, etc.
  • Los plazos de tiempo, que se refieren tanto a lo que toma la producción de la obra, hasta el tiempo que toma el recuperar la inversión, el cual evidentemente es muy largo en muchas ocasiones y lleva a buscar obras que garanticen ganancias en lapsos cortos que puedan sostener la publicación de obras rentables a un lapso de tiempo mayor.
  • Los objetivos y planes de cada división de la empresa que deban de tomar para poder cumplir con el objetivo mayor de la empresa.

Definitivamente el manejo de una empresa editorial es algo muy complejo, más cuando se suman factores económicos, sociales y culturales (imaginen el gran reto de las editoriales en un país como el nuestro en el que los índices de lectura son bajos), espero que esto y textos posteriores, nos sirvan para conocer de mejor manera esta ardua labor.

Guía para la publicación de libros

Estamos en un momento en el que por muchos motivos hemos tenido múltiples discusiones sobre el tema de la el conocimiento y las formas de difundirlo, principalmente las deficiencias de la educación junto con el de la vigencia, cualidades, ventajas y desventajas de los libros como forma de almacenar y transmitir el conocimiento humano.

Esto es importante debido a que el desarrollo de las sociedades depende en gran medida de su conocimiento y las formas de innovación generadas a partir de los nuevos conocimientos. Es necesario para crear un sentido de identidad grupas y nacional, además de una forma de expresión humana.

Pero el libro es un invento complejo, muchas veces los lectores no pensamos en eso cuando leemos uno. En el texto Guía para la publicación de libros y en algunas reseñas de otros textos que publicaré en ocasiones posteriores se explican los distintos, pasos, procesos y elementos que se requieren para crear un libro, además de otros temas referentes a este objeto fascinante.

El texto expone los cuatro elementos indispensables para la elaboración de un libro, los cuales pueden ser desempeñados por personas distintas; no importa si uno de los papeles es realizado por una misma persona (lo cual puede suceder con frecuencia en editoriales pequeñas y de poco presupuesto). Estos roles y funciones son:

  • Autor: El es el creador del contenido, el cual puede estar integrado por texto, fotografías, mapas y otros tipos de imágenes. Algo que hay que destacar es que el Autor no es necesariamente una persona, también puede ser una ONG, una Universidad o institución académica, colectivos o gobiernos.

Sin importar de quien se trate, es el autor el que tiene el derecho de publicar su obra hasta que cede el permiso mediante contratos y acuerdos con las editoriales

  • Impresor: Es el que fabrica el libro, es decir el objeto físico. Él y su equipo se encargan de la composición tipográfica, la calidad del papel, el diseño físico del libro entre otros asuntos relacionados
  • Vendedor: El encargado de esta fase del proceso se encarga de los ejemplares una vez que estos han salido de la fábrica, se encarga de la distribución de los libros a sus puntos de venta, de la disponibilidad de los ejemplares y de la promoción para incrementar las posibilidades de venta.
  • Editor: Este personaje es de gran importancia ya que es el vínculo entre las demás partes del proceso, además de auxiliar a las otras tres partes, resuelve y orienta al autor para que organice su contenido de una manera más clara, también puede orientar al impresor seleccionando las características deseadas para el libro y con el vendedor las cualidades más destacables del texto.

El contacto del editor debe ser constante con sus partes. Otra aclaración que hace el autor es que una misma persona puede realizar más de una función y estas a su vez tienen múltiples subdivisiones internas.

Para concluir, este texto es una breve pero útil forma de entender los primero elementos para conocer que hay alrededor de la producción de un libro y que es lo que se ha hecho de manera institucional para proteger a sus partes. Como todo industria, está en cambio constante y las nuevas tecnologías han cambiado formas de producción y protocolos legales, así que en esta primera ocasión los invito a reflexionar sobre el tema de la legalidad ¿En que contexto fue pensado? ¿Qué tan vigentes son ahora en época de eBooks?

Guía para la publicación de libros

Datus C. Smith, Jr.

Amor a los libros en la FIL de Minería

ImageOjos abiertos y expresión de sorpresa ponen los aficionados a la lectura al ver tantos títulos reunidos en un mismo lugar, “es mi definición del paraíso” me comentó una  amiga mientras revisamos la oferta editorial. Apenas estamos en el espacio destinado a las publicaciones de la Universidad Nacional Autónoma de México, una de las más de 600 editoriales que ofertan sus publicaciones en la Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería.

No es exageración,  cerca de 40 mil ejemplares abarcan sólo esta pequeña parte del histórico edificio y de acuerdo con el profesor de Planeación y Diseño Editorial de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS) de la UNAM, Juan Carlos Rangel “La UNAM edita tantas publicaciones que sin dificultad podría llenar sola toda la feria.

Después, Sergio Vargas Ramírez, Jefe de Ferias y Eventos Especiales de la Dirección General de Publicaciones y Fomento Editorial de la UNAM le dio una plática a nuestro grupo escolar sobre la labor editorial de la UNAM y la organización de la Feria, la cual de acuerdo a el funcionario universitario, comienza en cuanto termina la feria anterior, debido a la complejidad de reunir a las editoriales, instituciones e invitados especiales.

Vargas Ramírez destacó el papel de la UNAM en el ámbito editorial, es decir, ser una de las importantes editoriales culturales de México, al publicar textos de los cerca de 170 institutos, facultades y escuelas de la Universidad “nuestro negocio no es leer, es difundir la lectura”.

La charla aborda distintos temas, una explicación de la organización del evento, de la oferta editorial universitaria, entre otros temas. Cuando Sergio Vargas termina su charla aparte de los miembros del grupo escolar hay alrededor varios curiosos escuchando de cerca, cuando se dan cuenta que los vemos se mueven discretamente entre las mesas de libros o fingen revisar los libros cercanos.

Salones, pasillos y explanadas están  ocupados por los locales de cada editorial, las cuales van desde las grandes compañías transnacionales con grandes mesas y anaqueles repletos de novedades editoriales y bestsellers, hasta pequeñas editoriales independientes o de universidades.

Image

El costo de los espacios depende de la ubicación y el tamaño, por ejemplo: el espacio asignado a la editorial Cal y arena ubicado en el patio del palacio tuvo un costo de 40 mil pesos de acuerdo a uno de los empleados de la editorial; el costo por la renta del espacio para el pequeño stand de la Universidad Veracruzana, ubicado en uno de los pasillos de los pisos superiores del recinto,  fue de 14mill pesos de acuerdo a uno de los vendedores, aparte de los costos de envío y gastos del personal.

El llegar a las pláticas y presentaciones a tiempo se volvió indispensable, ya que con sólo llegar unos cuantos minutos tarde uno se quedaba afuera debido a que los eventos habían superado su capacidad máxima. Otra vez los minutos jugaron un papel decisivo y por segundo año consecutivo me quedé afuera de la sala “Manuel Tolsá”, sin haber podido llegar al evento correspondiente.

En los pasillos es posible ver a niños y jóvenes cuya presencia en la feria es evidentemente por obligación escolar, pero los que asisten por gusto y placer son evidente: los que participan abundantemente en las presentaciones y conferencias, también por consultar precios, buscar ciertas ediciones, hacer corajes por los precios o por no encontrar los que buscaban o emocionarse por nuevas ediciones.

Desde las 12 pm fue notorio el incremento de los visitantes a la Feria, personas que saliendo del trabajo o de la escuela se dirigieron al recinto. Al aumento de las personas fue proporcional el de las aglomeraciones en los pasillos y salones de conferencias, empujones en algunos pasillos además dificultades para los clientes y los trabajadores de las editoriales.

En el apartado de Libros UNAM el personal fue sobrepasado y en un momento todos se encontraron rodeados de gente llena de dudas sobre los libros o de clientes buscando pagar sus productos. En la desesperación un señor de aproximadamente 50 años se le acercó a un joven que checaba los precios de sus libros en un lector de código de barras y le pidió ayuda para encontrar sus libros, el joven, apenado le respondió que el podía checarle el precio pero no sabía en donde encontrar específicamente cada título, sin embargo le ayudó contactándolo con uno de los empleados que se acababa de desocupar.

Las bocinas del palacio hicieron sonar el Preludio de Tristán e Isolda, la ópera de Wagner,  pieza musical sirvió ambientar mi difícil decisión entre varios títulos. Los rostros en los pasillos eran similares, muchos nos fuimos con rostro de dolor y amor fallido no poder llevar todos los títulos que quería (más de una decena).

Otra cosa fascinante del lugar es platicar con personas afines a tus gustos, gente para la que la frase “Yo amo leer” no es sólo un slogan publicitario de una gran editorial. En el espacio designado a Alianza Editorial , un hombre de aproximadamente 45 años acompañado de un niño de siete trataba de revisar los precios de los libros que quería, sin embargo el pequeño estaba aburrido y no dejaba de pedir que lo dejara ir a la sección infantil, luego de varias súplicas del niño fue bajo el cuidado de una de las empleadas de la editorial, así que el hombre me contó que era seguidor de los textos de historia de Isaac Asimov además de decir con rostro de complicidad: “Yo vivo para leer, lo hago todo el tiempo, a veces ya ni sé lo que leo”.

 La Feria del Libro del Palacio de Minería es un evento importante, tener a grandes, medianas y pequeñas editoriales, además de reunir a personalidades, editores y nuevos talentos  ofrece a los lectores la posibilidad de encontrar al menos un título que llame su atención, Sergio Vargas nos dijo que esos eran los mejores “Si un libro, sin importar de que sea, captura tu atención, es el mejor, ya que es seguro que si lo terminarás”.

Y si te gustó, felicidades, ya no sentirás que vas a las Ferias del Libro por obligación.