Archive | March 2013

Los primeros pasos del proceso editorial

Desarrollo editorial: de la idea al libro

Como ya he mencionado en los textos anteriores, los editores tienen un doble propósito: administrar y coordinar un negocio, además pensar en las repercusiones sociales y culturales de los bienes que produce, no sólo como un difusor del conocimiento, también como un agente que motive la producción. Esto le otorga una gran responsabilidad, tanto con las decisiones que debe tomar personalmente como con la forma de coordinar a su equipo de trabajo

La base del trabajo editorial es el manuscrito, es decir, el texto del autor, el cual únicamente contiene las ideas y la información producida, compilada o analizada por este. A una editorial llegan cientos de manuscritos que esperan ser publicados. Son varias las maneras para que estos lleguen a una editorial. Algunas pueden ser:

  • Manuscritos enviados  a partir del prestigio del editor, o por la claridad en las intenciones de la editorial.
  • Personal de la editorial dedicado a buscar textos de acuerdo a las temáticas manejados por la empresa.
  • Textos por encargo, realizados por especialistas o personalidades en las temáticas de la editorial.
  • A través de premios cuyo propósito no sólo es el de buscar nuevo material para publicar, también es el de incentivar la producción creativa, generar expectativas en el público y consolidar la imagen de la editorial.
  • Agentes literarios, que son intermediarios al servicio de los autores; distribuye el manuscrito a varias editoriales y posteriormente, si es necesario, negocia los contratos para el autor.

Luego de recibidos, las editoriales los someten a un análisis de criterios como si se adecúan a las necesidades de la editorial y si cumple con las de publicación (económicos o de contenido), luego son sometidos a revisión por personal de la editorial o por consultores externos, quienes no sólo verifican los contenidos, también pueden aportar ideas para su producción y difusión.

A pesar de estar en un momento histórico en el que se publican miles de títulos anualmente, sólo son un muy reducido porcentaje, la gran parte de los manuscritos recibidos por una editorial son rechazados.

Los editores deben de tener conocimientos amplios sobre los temas que cubre la editorial, sobre la producción de estos bienes y de la administración de empresas ya que también debe de regular los trabajos de otros departamentos y saber como delegar responsabilidades.

Una parte importante en la industria editorial es la planeación y la administración de las finanzas. El negocio editorial es arriesgado y en muchas ocasiones la inversión inicial tarda años en recuperarse, es por eso que las editoriales tienen que buscar estrategias efectivas para recuperar la inversión de manera rápida y efectiva, además de llevar las finanzas en esos periodos.

Otro departamento elemental es el de distribución y ventas, ya que a partir de las características y posibilidades de cada título, los encargados de este departamento deben diseñar la mejor estrategia de ventas, ya sea de venta en tiendas o a instituciones privadas o públicas.

Advertisements

Breve resumen de una largo proceso

Administración de una empresa de cultura

 Esteves Fros Fernando y Vanzulli Jorge

(Segundo capítulo del libro El mundo de la edición de libros. Compilado por Leandro de Sagastizábal y Fernando Esteves Fros. Editorial Paidós)

En publicaciones anteriores he retomado algunos textos sobre el tema de los libros desde un punto de vista que a muchos lectores los pasa desapercibido: la producción editorial, ¿Qué es lo que se necesita para que un libro sea publicado? ¿Cuáles son los pasos que se deben de seguir y las personas que deben de participar para que se pase del texto de un autor a un libro en los estantes?

En mi post anterior explicaba los cuatro principales involucrados en la producción editorial y siendo el editor una pieza clave en el proceso, no sólo al ser el vínculo entre las otras partes, si no el responsable de correr riesgos económicos, culturales y de otra índole, una persona que debe de estar altamente preparada ya que de las decisiones que corra depende que obras son publicadas, y del trabajo (bueno o malo) de la editorial, depende en muchos casos el impacto o la recepción de una obra, aunque claro, en esto último intervienen muchos factores.

Para que un autor vea publicados sus textos a un nivel amplio se requiere de la ayuda de una editorial que realice y distribuya el trabajo necesario para la publicación de este texto (tal vez esto se vaya reduciendo en sus partes debido al avance tecnológico, pero siempre es necesario es respaldo y ayuda de una editorial, pequeña o grande), lo cual implica una responsabilidad por parte de ambas partes.

No sólo por factores legales y financieros que podrían poner en aprietos a quien no cumpla con su parte del trato, sino que también de esto depende una relación importante para ambas partes, es decir, una pieza indispensable para el trabajo de ambas partes.

Uno de los primeros señalamientos de los autores es que una editorial es una organización, un grupo de personas que colabora para lograr un objetivo en común, cuando este es de índole económica se habla de empresas; en el caso de las editoriales pueden ser organizaciones sin fines de lucro, su objetivo principal es la difusión de la cultura (UNAM y otras universidades, FCE, CONACULTA, etc.) y empresas editoriales cuyo objetivo es principalmente económico, suelen arriesgarse poco y publican textos con mayores posibilidades de éxito económico (los bestsellers).

Image

Sin importar si el objetivo es primordialmente cultural o económico, un paso importante en las editoriales es definir sus objetivos culturales, su identidad como editorial y su rol como agente social; para definir esas cuestiones la editorial debe de saber cual es la demanda que buscará satisfacer,  que productos pueden ser más útiles para satisfacer la demanda (oferta)  y que es lo que la distingue de sus competidores.

Como toda empresa (los autores hacen la excepción de las de servicios), las editoriales se dividen en las unidades de producción, servicios y administración; dependiendo del tamaño y sus capacidades financieras es la forma en la que se dividirá el trabajo entre los miembros de la empresa o se contará con la contratación de terceros (algo cada vez más recurrente con el auge de los freelance).

Respecto a las acciones de las tres unidades, las dos primeras son más sencillas de definir (de todos modos si no queda claro, pronto escribiré sobre otros textos que aclaran el tema) que la administrativa, cuyas labores dependen de:

  • La administración y definición de las relaciones de la empresa, tanto la de los integrantes de esta como con otros actores externos, como órganos de gobiernos, asociaciones editoriales, etc.
  • Los plazos de tiempo, que se refieren tanto a lo que toma la producción de la obra, hasta el tiempo que toma el recuperar la inversión, el cual evidentemente es muy largo en muchas ocasiones y lleva a buscar obras que garanticen ganancias en lapsos cortos que puedan sostener la publicación de obras rentables a un lapso de tiempo mayor.
  • Los objetivos y planes de cada división de la empresa que deban de tomar para poder cumplir con el objetivo mayor de la empresa.

Definitivamente el manejo de una empresa editorial es algo muy complejo, más cuando se suman factores económicos, sociales y culturales (imaginen el gran reto de las editoriales en un país como el nuestro en el que los índices de lectura son bajos), espero que esto y textos posteriores, nos sirvan para conocer de mejor manera esta ardua labor.

Guía para la publicación de libros

Estamos en un momento en el que por muchos motivos hemos tenido múltiples discusiones sobre el tema de la el conocimiento y las formas de difundirlo, principalmente las deficiencias de la educación junto con el de la vigencia, cualidades, ventajas y desventajas de los libros como forma de almacenar y transmitir el conocimiento humano.

Esto es importante debido a que el desarrollo de las sociedades depende en gran medida de su conocimiento y las formas de innovación generadas a partir de los nuevos conocimientos. Es necesario para crear un sentido de identidad grupas y nacional, además de una forma de expresión humana.

Pero el libro es un invento complejo, muchas veces los lectores no pensamos en eso cuando leemos uno. En el texto Guía para la publicación de libros y en algunas reseñas de otros textos que publicaré en ocasiones posteriores se explican los distintos, pasos, procesos y elementos que se requieren para crear un libro, además de otros temas referentes a este objeto fascinante.

El texto expone los cuatro elementos indispensables para la elaboración de un libro, los cuales pueden ser desempeñados por personas distintas; no importa si uno de los papeles es realizado por una misma persona (lo cual puede suceder con frecuencia en editoriales pequeñas y de poco presupuesto). Estos roles y funciones son:

  • Autor: El es el creador del contenido, el cual puede estar integrado por texto, fotografías, mapas y otros tipos de imágenes. Algo que hay que destacar es que el Autor no es necesariamente una persona, también puede ser una ONG, una Universidad o institución académica, colectivos o gobiernos.

Sin importar de quien se trate, es el autor el que tiene el derecho de publicar su obra hasta que cede el permiso mediante contratos y acuerdos con las editoriales

  • Impresor: Es el que fabrica el libro, es decir el objeto físico. Él y su equipo se encargan de la composición tipográfica, la calidad del papel, el diseño físico del libro entre otros asuntos relacionados
  • Vendedor: El encargado de esta fase del proceso se encarga de los ejemplares una vez que estos han salido de la fábrica, se encarga de la distribución de los libros a sus puntos de venta, de la disponibilidad de los ejemplares y de la promoción para incrementar las posibilidades de venta.
  • Editor: Este personaje es de gran importancia ya que es el vínculo entre las demás partes del proceso, además de auxiliar a las otras tres partes, resuelve y orienta al autor para que organice su contenido de una manera más clara, también puede orientar al impresor seleccionando las características deseadas para el libro y con el vendedor las cualidades más destacables del texto.

El contacto del editor debe ser constante con sus partes. Otra aclaración que hace el autor es que una misma persona puede realizar más de una función y estas a su vez tienen múltiples subdivisiones internas.

Para concluir, este texto es una breve pero útil forma de entender los primero elementos para conocer que hay alrededor de la producción de un libro y que es lo que se ha hecho de manera institucional para proteger a sus partes. Como todo industria, está en cambio constante y las nuevas tecnologías han cambiado formas de producción y protocolos legales, así que en esta primera ocasión los invito a reflexionar sobre el tema de la legalidad ¿En que contexto fue pensado? ¿Qué tan vigentes son ahora en época de eBooks?

Guía para la publicación de libros

Datus C. Smith, Jr.

Amor a los libros en la FIL de Minería

ImageOjos abiertos y expresión de sorpresa ponen los aficionados a la lectura al ver tantos títulos reunidos en un mismo lugar, “es mi definición del paraíso” me comentó una  amiga mientras revisamos la oferta editorial. Apenas estamos en el espacio destinado a las publicaciones de la Universidad Nacional Autónoma de México, una de las más de 600 editoriales que ofertan sus publicaciones en la Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería.

No es exageración,  cerca de 40 mil ejemplares abarcan sólo esta pequeña parte del histórico edificio y de acuerdo con el profesor de Planeación y Diseño Editorial de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS) de la UNAM, Juan Carlos Rangel “La UNAM edita tantas publicaciones que sin dificultad podría llenar sola toda la feria.

Después, Sergio Vargas Ramírez, Jefe de Ferias y Eventos Especiales de la Dirección General de Publicaciones y Fomento Editorial de la UNAM le dio una plática a nuestro grupo escolar sobre la labor editorial de la UNAM y la organización de la Feria, la cual de acuerdo a el funcionario universitario, comienza en cuanto termina la feria anterior, debido a la complejidad de reunir a las editoriales, instituciones e invitados especiales.

Vargas Ramírez destacó el papel de la UNAM en el ámbito editorial, es decir, ser una de las importantes editoriales culturales de México, al publicar textos de los cerca de 170 institutos, facultades y escuelas de la Universidad “nuestro negocio no es leer, es difundir la lectura”.

La charla aborda distintos temas, una explicación de la organización del evento, de la oferta editorial universitaria, entre otros temas. Cuando Sergio Vargas termina su charla aparte de los miembros del grupo escolar hay alrededor varios curiosos escuchando de cerca, cuando se dan cuenta que los vemos se mueven discretamente entre las mesas de libros o fingen revisar los libros cercanos.

Salones, pasillos y explanadas están  ocupados por los locales de cada editorial, las cuales van desde las grandes compañías transnacionales con grandes mesas y anaqueles repletos de novedades editoriales y bestsellers, hasta pequeñas editoriales independientes o de universidades.

Image

El costo de los espacios depende de la ubicación y el tamaño, por ejemplo: el espacio asignado a la editorial Cal y arena ubicado en el patio del palacio tuvo un costo de 40 mil pesos de acuerdo a uno de los empleados de la editorial; el costo por la renta del espacio para el pequeño stand de la Universidad Veracruzana, ubicado en uno de los pasillos de los pisos superiores del recinto,  fue de 14mill pesos de acuerdo a uno de los vendedores, aparte de los costos de envío y gastos del personal.

El llegar a las pláticas y presentaciones a tiempo se volvió indispensable, ya que con sólo llegar unos cuantos minutos tarde uno se quedaba afuera debido a que los eventos habían superado su capacidad máxima. Otra vez los minutos jugaron un papel decisivo y por segundo año consecutivo me quedé afuera de la sala “Manuel Tolsá”, sin haber podido llegar al evento correspondiente.

En los pasillos es posible ver a niños y jóvenes cuya presencia en la feria es evidentemente por obligación escolar, pero los que asisten por gusto y placer son evidente: los que participan abundantemente en las presentaciones y conferencias, también por consultar precios, buscar ciertas ediciones, hacer corajes por los precios o por no encontrar los que buscaban o emocionarse por nuevas ediciones.

Desde las 12 pm fue notorio el incremento de los visitantes a la Feria, personas que saliendo del trabajo o de la escuela se dirigieron al recinto. Al aumento de las personas fue proporcional el de las aglomeraciones en los pasillos y salones de conferencias, empujones en algunos pasillos además dificultades para los clientes y los trabajadores de las editoriales.

En el apartado de Libros UNAM el personal fue sobrepasado y en un momento todos se encontraron rodeados de gente llena de dudas sobre los libros o de clientes buscando pagar sus productos. En la desesperación un señor de aproximadamente 50 años se le acercó a un joven que checaba los precios de sus libros en un lector de código de barras y le pidió ayuda para encontrar sus libros, el joven, apenado le respondió que el podía checarle el precio pero no sabía en donde encontrar específicamente cada título, sin embargo le ayudó contactándolo con uno de los empleados que se acababa de desocupar.

Las bocinas del palacio hicieron sonar el Preludio de Tristán e Isolda, la ópera de Wagner,  pieza musical sirvió ambientar mi difícil decisión entre varios títulos. Los rostros en los pasillos eran similares, muchos nos fuimos con rostro de dolor y amor fallido no poder llevar todos los títulos que quería (más de una decena).

Otra cosa fascinante del lugar es platicar con personas afines a tus gustos, gente para la que la frase “Yo amo leer” no es sólo un slogan publicitario de una gran editorial. En el espacio designado a Alianza Editorial , un hombre de aproximadamente 45 años acompañado de un niño de siete trataba de revisar los precios de los libros que quería, sin embargo el pequeño estaba aburrido y no dejaba de pedir que lo dejara ir a la sección infantil, luego de varias súplicas del niño fue bajo el cuidado de una de las empleadas de la editorial, así que el hombre me contó que era seguidor de los textos de historia de Isaac Asimov además de decir con rostro de complicidad: “Yo vivo para leer, lo hago todo el tiempo, a veces ya ni sé lo que leo”.

 La Feria del Libro del Palacio de Minería es un evento importante, tener a grandes, medianas y pequeñas editoriales, además de reunir a personalidades, editores y nuevos talentos  ofrece a los lectores la posibilidad de encontrar al menos un título que llame su atención, Sergio Vargas nos dijo que esos eran los mejores “Si un libro, sin importar de que sea, captura tu atención, es el mejor, ya que es seguro que si lo terminarás”.

Y si te gustó, felicidades, ya no sentirás que vas a las Ferias del Libro por obligación.